domingo, 24 de noviembre de 2013

lunes, 4 de noviembre de 2013

SUERTE AMIGA, CAROLINA PUNSET: ‘EL NACIONALISMO ES INCOMPATIBLE CON UNA VISIÓN ECOLOGISTA’

CAROLINA PUNSET: ‘EL NACIONALISMO ES INCOMPATIBLE CON UNA VISIÓN ECOLOGISTA’


LUNES 04 NOVIEMBRE



LA HIJA DE EDUARD PUNSET Y CONCEJAL DEL ALTEA, QUE HA CONVERTIDO A ESTE MUNICIPIO EN UN REFERENTE EN MATERIA MEDIOAMBIENTAL, AFIRMA QUE TODOS ESPERÁBAMOS UNA INICIATIVA COMO MOVIMIENTO CIUDADANO

Andrés Ramos /La Voz Libre
lunes, 04 de noviembre de 2013, 08:58
Madrid.- Carolina Punset fue la gran sorpresa de la presentación en el Teatro Goya de Madrid de Movimiento Ciudadano, la plataforma con la que Albert Rivera podría dar el salto a la política nacional. Nacida en Washington en 1971, esta ecologista convencida, hija del popularEduard Punset, es uno de esos soplos de aire fresco que reclama nuestra política. Licenciada en Derecho y concejal de Altea desde 2007 en distintas áreas con un partido independiente, ha convertido a este municipio alicantino en un referente en materia medioambiental y de agricultura ecológica. Y es precisamente esa lucha verde, en la que “la capacidad de sumar y de unir está por muy por encima de la de dividir”, la que dice que le vincula a Albert Rivera.
-. Sorprendió a muchos con su discurso en la presentación de Movimiento Ciudadano, ¿cómo surgió esta colaboración?
-. Fue como casi todo en esta vida por una casualidad. Conocí a Albert Rivera en un debate de televisión al que había ido a presentar mi último libro y enseguida noté que teníamos en común el estar completamente alejados de cualquier sectarismo y el poner muy en valor la capacidad de sumar y de unir muy por encima de la de dividir, que entendemos que es excluyente y reaccionaria. Igual que él concibe así la política desde el punto de vista del nacionalismo, yo también desde la ecología. Eso enseguida nos conectó. Después me llamó para proponerme que hiciera un discurso en torno a esa capacidad de sumar y de unir que tienen las plataformas ciudadanas y los proyectos políticos en general. Di la cara porque valoro mucho una iniciativa como ésta, la estábamos esperando no sólo yo sino todos hace muchísimo tiempo. Me siento muy incluida en esa concepción de la política.
“ALBERT RIVERA ES UNO DE LOS POLÍTICOS MÁS VALIOSOS DE ESPAÑA”
-. ¿Qué le parece Albert Rivera?
Me parece meritoria y extraordinaria su labor. Albert Rivera es uno de los políticos más valiosos que tiene este país. Cualquiera que lo haya tratado se puede dar cuenta de que tiene algo que no tiene casi ningún político hoy en día, que es autenticidad. Le sigo muy de cerca.
-. Si finalmente Movimiento Ciudadano se constituye como partido nacional y Albert Rivera le dice ven, ¿usted va?
-. Son futuribles. No me gustaría meterme en barrizales que no tocan. Movimiento Ciudadano ni siquiera se ha constituido como partido. De momento es sólo una plataforma o un manifiesto con el que yo me he prestado a colaborar porque estoy de acuerdo y suscribo cada uno de sus puntos. Veremos cómo evoluciona y si en el futuro partido, si es que se acaba creando, tiene cabida la ecología y la sostenibilidad, que para mí esencial y parte principal de mi lucha. Me gustaría que estuviera representada en algún lugar de Movimiento Ciudadano esa lucha.
-. ¿De verdad se puede acabar con el bipartidismo?
-. La única manera de hacerlo es construyendo plataformas alternativas, ya sean partidos pequeños o cualquier tipo de iniciativa como Movimiento Ciudadano, que fuercen a los partidos grandes a realizar los cambios a los que no están dispuestos. Ellos están interesados en mantener el status quo y en alternarse en el poder. Prefieren hacerse el harakiri a hacer lo que todo el mundo demanda. Y es que lo que llama la atención del manifiesto es que todos en este país, de norte a sur, y de este a oeste, con independencia de la ideología, podríamos suscribir todos los puntos de ese manifiesto: todos queremos una reforma electoral, un pacto en la educación, listas abiertas, que la política quite sus socias manos de la Justicia y de los medios de comunicación, eliminar las duplicidades… Son una serie de obviedades que no se abordan única y exclusivamente porque a los partidos les interesa mantenerlas. O se les fuerza a realizar los cambios o no queda más remedio que montar partidos políticos, que creo que es en lo que se convertirá Movimiento Ciudadano con el paso de los meses para tomar su lugar y llevar a término los cambios que necesita el país y que reclama la gente, con independencia de su ideología. Me ha dado tanta alegría que surja Movimiento Ciudadano porque España está en un momento donde la mayoría de ciudadanos están desamparados y no saben cómo canalizar esa frustración y esa necesidad de realizar los cambios. En ese sentido, puede ayudar a organizar a la gente y a organizarse a la gente. Por eso, si se convierte en partido político estoy convencida de que puede tener muchísimos apoyos y adhesiones y junto con otros partidos que no sean los dos grandes puede llevar a cabo las reformas que todos demandamos y necesitamos.
-. ¿Tu padre apoyaría Movimiento Ciudadano?
-. No me cabe duda. Mi padre montó en su día un proyecto muy avanzado para su tiempo que fue Foro Ciudadano. Era una plataforma ciudadana que reclamaba hace 20 ó 30 años, cuando nadie lo decía, listas abiertas. Estoy convencida de que compartiría gran parte de las cosas que se dicen ahí.
-. ¿Qué le ha llevado a una abogada con vocación de ser juez a acabar en política?
-. Es, en parte, herencia involuntaria de mi padre, que dedicó buena parte de su vida a la política, aunque su faceta más conocida sea la de divulgador científico. Hasta los 50 años, mi padre desayunaba, comía y cenaba con la política y es algo que he tenido durante toda mi vida muy presente. Y luego está el hecho de que siempre he tenido muy desarrollada la conciencia social, y para mí la labor política es a favor de la gente y del plantea. En ese sentido, desde el principio de mi especialización como abogada trabajé durante 10 años en ONG’s y nunca ha tenido sentido para mí otro trabajo que no sea el de servicio público, el de estar al servicio de la gente y del planeta. Y eso lo puedes ejercer desde una ONG o desde la política. Es lo que me interesa, me apasiona y me motiva, no puedo evitarlo.
“EL NACIONALISMO ES REACCIONARIO, CONSERVADOR Y EXCLUYENTE”
-. Aunque ha nacido en Washington y ha vivido muchos años en Madrid, el tema catalán le toca muy de cerca por familia. ¿Entiende que haya tantos catalanes que se quieran separar de España?
-. Creo que el nacionalismo es profundamente reaccionario, conservador y excluyente. Para mí, desde todo punto incompatible con una visión ecologista. Cualquier problema que se pueda tratar desde el punto de vista de la ecología, ya sea el cambio climático, la deforestación, la polución, la pérdida de biodiversiad, la extinción de especies, etc., es incompatible a las fronteras. Mirarnos al ombligo es una visión tan limitadora que me cuesta mucho entenderla. Lo intento, pero me cuesta mucho entender ese pensamiento tan profundamente excluyente e insolidario, ese planteamiento de sólo me importa lo mío, el otro me roba y no quiero colaborar en la solidaridad interterritorial. Es una visión que no lleva a solucionar ninguno de los problemas de la Humanidad.
-. ¿Y la consulta?
-. Si hay una mayoría aplastante a favor de una consulta, con la que no estoy a favor, va a ser muy difícil de frenar. El problema es que para frenarla no se están barajando argumentos, datos objetivos que hagan pensar a los catalanes que lo que le están diciendo desde el gobierno nacionalista no es cierto. Falta en los medios de comunicación un debate sereno, no politizado y no violento en relación a estos datos. Si se hablara con tranquilidad habría mucha menos gente interesada en celebración de una consulta.
-. Ha convertido Altea en un referente de la agricultura ecológica. Como ecologista convencida, ¿qué opina de la política medioambiental del Gobierno?
-. Me parece una catástrofe. Si te pones a pensar qué político hay en España que sea un referente medioambiental no te viene a la mente ninguno. Si acaso Cristina Narbona por el tema de la Ley de Costas. Se está atacando a las renovables de una manera absolutamente injustificada, en un sector en el que teníamos una ventaja competitiva tremenda; se está ignorando la cultura ecológica y no se hace caso a la rehabilitación y eficiencia energética, donde podríamos generar miles de puestos de trabajos… Se está perdiendo una oportunidad de oro para generar miles y miles puestos de trabajo. Por ejemplo, en Alemana hace 15 años había 15.000 trabajos sólo en el sector eólico. Ahora, 15 años después, hay 400.000. Este Gobierno tira piedras al sector de las renovables y apuesta por el fracking, que es una técnica que ya se ha visto con el proyecto Castor que es absolutamente peligrosa y cortoplacista, porque sólo hay reservas de gas para 39 años. Tenemos un ministro como Cañete que se dedica a reformar la ley de costas para salvaguardar los atropellos urbanísticos que se han hecho durante los años del boom del ladrillo. Es una insensatez de tal calibre que no tiene nombre y que perjudica gravemente los intereses de España.
-. Uno de los comentarios más extendidos en el actual contexto de crisis económica e institucional es que “todos los políticos son iguales”. ¿Duele que se meta a todos en el mismo saco?
-. Entiendo que la gente opine así después del desastre que estamos viendo, aunque es verdad que no deja de ser molesto. A base de descalificar se va a conseguir que nadie decente quiera dedicarse a la política. Pero siempre existirá gente con mucha vocación de servicio público. Precisamente, Albert Rivera u otros muchos, como concejales que se han jugado la vida en el País Vasco, amenazados, asesinados, son el vivo ejemplo de que esa afirmación en muchos casos es injusta. Hay gente muy válida en política y lo que hay que hacer es darles paso y permitirles acceder a los puestos de responsabilidad. El problema es que no hay listas abiertas y que los grandes partidos son instituciones antidemocráticas que eligen a sus líderes a través de primarias amañadas o directamente a dedo. Eso hace que a las cúpulas de los partidos no estén llegando los mejores, sino los serviles, los que están al servicio de esas cúpulas. Por eso son tan importantes las listas abiertas para que entren nuevos sujetos políticos y nuevos discursos políticos. En cierto modo es como la Iglesia: Roma y la cúpula eclesiástica deja muchísimo que desear y, sin embargo, la Iglesia de base, esa que se mueve en África o América del Sur, esa Iglesia de misioneros, es gente más que valiosa y a conservar y promocionar.